Escondió su embarazo, parió sola en el living de su casa, asfixió al bebé con algodón y lo tiró a la basura

Una chica de 15 años parió sola en el living de su casa y mató a su hijo recién nacido. El bebé fue descubierto al día siguiente en una bolsa de basura afuera de su casa. La madre adolescente enfrenta cargos por asesinato.

INTERNACIONAL 16/05/2023 La Lupa Medios La Lupa Medios
Sin título

La joven, identificada como Paris Mayo, ahora tiene 19 años. Según la acusación, mató a su hijo para tratar de evitar que la gente descubriera su embarazo, indicó el diario The Guardian. El crimen ocurrió la noche del 23 de marzo de 2019 y el bebé fue descubierto al día siguiente en una bolsa de basura afuera de su casa.

 El caso ocurrió hace cuatro años en la localidad de en Ross-on-Wye, en el Reino Unido, pero se hizo público ahora porque llegó a los tribunales.

Según relató el fiscal Jonas Hankin, la adolescente parió sola en el living de su casa mientras sus padres se encontraban en las habitaciones en el primer piso, haciéndole un tratamiento de diálisis a su papá. Paris, tras tenerlo a escondidas, agredió al recién nacido, le fracturó el cráneo y lo dejó con una “lesión cerebral grave”, escuchó el tribunal.


Unas dos horas después, Mayo se dio cuenta de que el bebé todavía estaba vivo, por lo que le metió trozos de algodón en la garganta para asfixiarlo, antes de colocar el cuerpo del bebé en una bolsa de basura que dejó en la calle.

Según cuenta el medio británico, al día siguiente, Mayo le pidió a su hermana que tire la bolsa de basura. La joven notó que era muy pesada, la abrió, descubrió el cadáver y “simplemente se puso histérica”.


Cuando la madre de Mayo llamó a los servicios de emergencia tras el macabro hallazgo, se la escuchó decirle a su hija: “Me lo podrías haber dicho cariño, me lo podrías haber dicho. Pobre bebé. ¿Por qué no me lo dijiste?”.

Cuando el operador del 911 le preguntó si el bebé estaba muerto, ella respondió: “Sí, sí”, antes de romper a llorar. “Ella pensó que él había muerto, así que lo ocultó”, dijo la madre.

“La acusada mató al bebé para evitar que se descubriera su embarazo y el nacimiento”, dijo Hankin. “Ella no quería un bebé. A pesar de tener padres y hermanos que reconoció que la aman y la apoyan, y a quienes podría haber recurrido en busca de ayuda y consejo, asesinó al bebé”, continuó.

    
Mayo, que niega el asesinato, afirmó que no sabía que estaba embarazada. Agregó que el bebé “se le había caído” y que no se movía ni respiraba después del nacimiento.

Sin embargo, la autopsia estableció que el bebé nació casi a término o a término, y nació vivo, con un peso de 3, 20 kilos. Además, dijeron que Mayo había introducido el algodón tan profundo en el esófago del bebé que solo se descubrió cuando le hicieron la autopsia.

La joven dijo que había usado el algodón para limpiar líquido que salía de la boca del bebé.

Por su parte, familiares y amigos de Paris declararon que habían notado que ella había empezado a vestir ropa suelta y holgada poco antes, lo que, según la fiscalía, demostró que había tratado de ocultar el embarazo a propósito.

Cuando su hermana mayor le preguntó por qué no le había contado a nadie sobre el nacimiento, Mayo respondió: “A veces simplemente no piensas, ¿verdad? Estaba asustada.”

El juicio, que se espera que dure seis semanas, continúa.

Fuente: TN

Lo más visto