Son de Roldán y entrenan a Fito en rescate de personas vivas para sumarlo a la brigada canina

ROLDÁN 12 de septiembre de 2022 Por La Lupa Medios
"Fito" es un cachorro de nueve meses Pastor Belga Malinois, raza ideal para rescate y muy utilizada en el ejército y la policía. Son perros de trabajo que se adaptan muy bien al entrenamiento y la búsqueda porque tienen una gran resistencia física y una facilidad increíble para poder aprender”, expresó Florencia Fernández la flamante instructora.
image-2022-09-11t122644042jpg

Florencia Fernández es una de las diez bomberas que desde enero de este año se sumaron al plantel del cuerpo activo de Roldán tras dos años de preparación y de obtener la autorización de Defensa Civil. Hasta el 2020 sólo había varones en la agrupación que ahora integró a todos los géneros ya que pudo adaptar las instalaciones sumando un vestuario.


También es parte de las incorporaciones Fito, un perro joven que está siendo entrenado para la futura brigada canina K9 que se sumará la institución. Días pasados, fue presentado en sociedad en el festejo que hizo el municipio para las infancias, donde los bomberos voluntarios participaron con sus unidades y realizaron actividades para los más chicos.

 la-bombera-entreno-previamente-apolo-hoy-ya-jubilado-la-brigada-correa

Florencia, su instructora, es bombera desde 2009 y tiene 32 años. Tras pasar por los voluntarios de Correa, se sumó al cuartel de Roldán. “Siempre me gustó la actividad, estar donde todo el mundo quiere huir, poner lo más preciado, que es la vida, para poder ayudar al otro”, conto en diálogo con La Capital.

Este año comenzó a preparar a Fito, un cachorro de nueve meses Pastor Belga Malinois, raza ideal para rescate y muy utilizada en el ejército y la policía. “Son perros de trabajo que se adaptan muy bien al entrenamiento y la búsqueda porque tienen una gran resistencia física y una facilidad increíble para poder aprender”.

Mundialmente, la raza de Fito es la más elegida para estas actividades. Sin embargo, Florencia aclaró que para las brigadas caninas se puede trabajar con perros mestizos como así también Labradores y Golden, “siempre que tengan ciertas cualidades”.

Si bien Fito está empezando a hacer búsquedas, debe cumplir primero con ciertas pautas y tener una maduración psicológica y biológica para que no se frustre. El entrenamiento es siempre a base de juegos. “Está el mito de que a los perros antinarcóticos se les hacía probar drogas para que sean adictos a ellas. Las técnicas son milenarias y vienen cambiando; las que eran a base de castigo ya no se trabajan". 

 "Hoy queremos que el perro esté muy activo e interesado en el juego. En esa búsqueda, comienza a hacer asociaciones y aprende que si encuentra a la persona, va a tener como recompensa su juguete. Fito vive con su cuidador, Pablo Varela, que también es bombero voluntario de Roldán y junto a su familia tienen una escuela de entrenamiento y guardería canina".

Además de Florencia y Pablo, completan el grupo que prepara a Fito, Araceli Durán y David Díaz. “Tratamos de rotarnos porque buscamos que sea muy sociable. Nos juntamos a trabajar y lo llevamos al parque para que vea gente y que le den comida para que asocie que todas las personas son amigables y no debe tenerles miedo".

También va al cuartel como parte del cuerpo activo y participa de las reuniones y capacitaciones de los bomberos. El resto del día vive en una casa como una mascota más, pero con ciertos cuidados donde se le marcan límites.

“Eso es para que conozca el respeto y pueda tener una autonomía y responder en el momento de un incidente, ya que va a trabajar en situaciones drásticas o trágicas y necesitamos poder manejarlo ya que tendrá que pasar por situaciones de stress o de mucho ruido”.

Fito está siendo preparado para la búsqueda de personas vivas. “El entrenamiento para la búsqueda de cuerpos (perros RH, restos humanos) es parecido, sólo se cambia la fuente de olor y no tienen tanto contacto con las personas”. La misma técnica y adiestramiento se utiliza para los perros de explosivos".

"Lo más eficiente es que cada perro sea entrenado para un objetivo en particular, porque si lo destinamos para varias cosas, puede comenzar a hacer falsos marcajes o podemos interpretar mal sus marcaciones. Además, para cada situación debemos tener un manejo distinto de cómo proceder”.

“La maduración biológica del perro macho se da a los siete meses, pero nosotros necesitamos establecer la maduración psicológica que se logra entre sus dos y dos años y medio. Ese es el momento donde sí se equivoca, no va frustrarse y además comprende mejor los escenarios de práctica”.

El tiempo de servicio dependerá de su estado. “Es un compañero de toda la vida y nadie lo va a querer llevar hasta su último momento. A los ocho o nueve años, el perro ya va a tener un cansancio, más que nada cuando buscan personas vivas”.

“Muchas veces lo hace en campos abiertos donde tiene un gran desgaste fisco, o trabaja a las dos de la tarde en pleno verano. Por eso, las limitaciones las va a marcar el propio perro”.

Fuente: LA Capital

Te puede interesar